27.7.07

Una marca indeleble

Este es un artículo de Eduardo. Con él entramos en contacto a través de una página de Internet. Si bien no nos conocemos personalmente, porque vivimos en distintos países, le pedí que escribiera algo para mi Blog referido a cómo ve él la pasividad. Este es el artículo, que queda a consideración de ustedes, los lectores.

Soy Activo 100 %. Creo que hay una gran confusión con el tema del “ser pasivo” y el “ser activo”.

Actualmente abundan los hombres hembra no asumidos. Esto ocurre por problemas inherentes a la mala calidad de trabajo de muchos activos que no asumen su verdadero rol de posesión absoluta, de marcador para siempre de su presa pasiva a través de la penetración a fondo y sin miramientos. Los machos pasivos a su vez, entregan su culo, y luego pretenden comportarse como varoniles u otra de esas estupideces.

El pasivo debe comprender que en el mismo momento que su Macho Activo lo penetra con dureza, a partir de ahí está entregando mucho, pero muchísimo más que su culo. Está perdiendo su identidad para convertirse en el objeto sexual , totalmente sumiso ante su Macho Activo que hará con él lo que desee. Su cuerpo (el del pasivo) ha quedado marcado por cada embestida del Falo activo. Es una marca indeleble.

El pasivo ya no se pertenece a sí mismo: se debe enteramente a su Activo. Este a su vez, debe asumir el rol de dominante, femenizador de su presa pasiva, como un lobo hambriento, debe mordisquear su presa cuanta vez sienta deseo. Y, sobre todo no debe permitir la menor resistencia de su pasivo. Estas resistencias de los pasivos, (sobre todo si son jóvenes y con gran diferencia de edad con respecto a su Activo) se deben principalmente a la sensación incomoda de humillación a la que quedan sometidos, ante el activo…. Quieran o no, una vez cogidos (“marcados” por su Macho Activo) están ubicados por debajo del poder de su Activo. Esa sesación, real por otra parte, de rebeldía, al expresarla, es un motivo excitador para el Activo, pues es ahí donde debe demostrar las bolas suficientes para doblegarlo, Reducirlo a un mero objeto de su deseo. Y HACERSELO SENTIR CON TODO EL RIGOR QUE SE REQUIERA. Seguiré ampliando estas ideas. Y espero comentarios.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

interesante tu comentario, creo que el cien por ciento activo o pasivo no existe; pues hay un momento en que el activo baja la guardia y queda tambien expuesto. En realidad es mas un acto de dominacion lo que tu describes y no de sexualidad amorosa, yo me reconozco en esa descripcion del pasivo que tu haces, sobretodo en la sensacion de pertenecer a tu "macho" y es el quien te domina y te hace existir como hembra, yo vivi una experiencia magnifica con un hombre casado durante largo tiempo y cada vez que el me penetraba me hacia sentir su mujer, me transformaba en mujer internamente y es gracias a esa transformacion que el aceptaba hacer el amor conmigo puesto que no le gustaban los hombres, es decir el tambien rompio el tabu de saber que atras de un hombre normal puede esconderce un "verdadera hembra" y era eso lo que el buscaba en mi y naturalmente encontraba, poseyendome completamente ...
gracias por vuestros aportes en este blog, es muy motivante ...

Anónimo dijo...

Hola, me encanto su publicacion, yo soy pasivo 100% y me identifico con lo que usted escribe desde su lado de activo, yo me he sentido sometida por mi macho y lo he disfrutado.

Anónimo dijo...

Yo coincido con Eduardo 100%. Yo soy completamenta pasiva, y lo vivo como una renuncia (placentera) en la que entrego mi voluntad a alguien, en mis terminos, superior. Yo siento que la hembra necesita al macho para SER, que tiene una ausencia que no le permite ser con plenitud hasta que el macho la completa, física, emocional y psíquicamente.

Anónimo dijo...

Se habla de feminizar pero cuales son las tecnicas que se deben emplear para llevar a cabo esa feminizacion?

Anónimo dijo...

Se habla de feminizar lo cual es la meta pero no se habla de las tecnicas empleadas para llevar a cabo esa feminizacion. Seria pòsible conocer algunas de ellas?

Anónimo dijo...

Se habla de feminizar pero cuales son las tecnicas que se deben emplear para llevar a cabo esa feminizacion? Seria posible que dieran a conocer algunas de esas tecnicas que hayan usado para llevar a cabo esa feminizacion?
mis_ter_y@hotmail.com
Muchas gracias un saludo desde mexico

Anónimo dijo...

muy acertado eduardo con su comentario. Soy pasivo, no muy experimentado. Desde hace dos anos estaba buscando alguien que me tratara asi. Hace dos meses tuve la oportunidad de conocer un varon activo dominante y fue lo mejor, me hizo sentir tal cual describe eduardo. Me penetro y al hacerlo senti entregue todo a el. espero escuchar mas de usted eduardo. marres78@hotmail.com

Anónimo dijo...

Considero que no es solo el acto de dominación el que hace a un hombre activo, y pienso que la penetración no es un acto humillante, si se esta claro en lo que se siente y se desea de la pareja. En mi caso particular, soy un hombrel de 48 años, blanco, 1,72 95 kgrs, entrecanoso, de rol PASIVO, profesional, serio, discreto, espero que podamos mantener el respeto por la posición y forma de pensar de cada quien. En la intimidad no siento deseos de penetrar, me encanta, besar, acariciar, tocar, rozar mi pene, hacer un 69, masturbarme y que me masturben pero sin llegar al orgasmo, y una vez que el acto sexual como tal se esta consumando mi erección baja considerablemente y el mismo queda flácido, porque las sensaciones eróticas se trasladan al ano y se entremezclan con el deseo de ser poseído por un macho, comienzo a sentir sucesivos e ininterrumpidos espasmos en la zona anal, que los considero como el "Orgasmo Real del Pasivo" por ello en ese momento mi pene deja de satisfacer mis necesidades sexuales, aflorando el sentimiento de "hembra" a mi parecer el hombre pasivo tiene un momento donde se trastoca la personalidad de homre y solo se desea ser el objeto sexual del activo, es como la necesidad de saberse poseído, protegido, dominado y subsumido por la intensidad del amante, quizás es la verdadera personalidad sentimental y sexual del pasivo, pero que por las normas impuesta por esta sociedad las personas pasivas las hemos ocultado con las máscaras que guardamos en ese maletin existencial, ya que por años y siguiendo las imposiciones siempre mostramos el lado fuerte, el lado de hombre, casi que sin sentimientos, agresivo, etc. pero en nuestro interior muy oculto esta esa persona, sumisa, deseosa de ser amada, comprendida, que detesta la violencia y le agrada lo bello, el arco iris, la poesía, lo romántico, etc. En cuanto al amante activo como la mayoría lo expresa siente el deseo de besar, tocar, acariciar y penetrar, de tomar la iniciativa en el acto sexual manteniendo su carácter dominante, fuerte, posesivo, variando la intensidad de su pasión de acuerdo a su "hembra" y al momento, pero muchas veces cariñoso, amoroso, y hasta romántico, esto es muy disfrutado por el pasivo, este trato tan delicado y sublime. disculpen mi franqueza en todo esto. Creo que el ser humano es complejo por naturaleza, que todos tenemos personalidades múltiples. Me agradaría también recibir correos al maduromen@hotmail.com

Anónimo dijo...

yo soy pasivo y la verdad eso de las dominaciones de un ser humano a otro parecen sacadas de una mente enferma,en la sexualidad debe existir libertad libertad de gozar por igual cumpliendo el rol en el q se sienta cada uno mas comodo y satisfecho, esas cosas ya no ocurren ni en las relaciones de hombres y mujeres en las que muchas veces vemos q es la mujer la q domina al varon sin dejar de ser hembra. les gustaria a los activos que los convirtieramos en nuestros esclavos machos para satisfacer nuestros deseos cuando se nos antoje sin importarnos en lo mas minimo sus sentimientos?

Anónimo dijo...

Yo estoy en la situacion exacta que descries y creo al 100 que estas en lo correcto porque lo he vivido, soy pasivo desde siempre, me gustria que hablaras sobre temas de ser pasivo en la edad madura, yo aun soy joven pero esos temas me preocupan.

Anónimo dijo...

hola.. acerca de el articulo en cuestion pero especialmente una marca indeleble... el que escribio eduardo, me impacto, creo que eso es ser un macho de verdad cuando saben sacar adelante la hermbra que somos y no nos animamos a mi tambien un macho asi me hizo suya casi casi desde algun lugar extraño bordeaba la heterosexualidad. soy mariana Mariansed@yahoo.com.ar

Anónimo dijo...

Hola me gustó el comentario, soy pasivo tengo 47 años, quedar marcado por mi macho es una forma de reconociomiento de ser hembra y dar todo de mi para poder satisfacer el deseo sexual de mi hombre, y sentir una sensación de dominación propio de mi macho hace que me sienta su objeto.

Eva Perez Perez dijo...

hola, yo soy pasiva 100% y me gustaria entregarme a un macho en las condiciones que aqui se relatan, pero por otro lado, pienso que el proceso de aceptacion de esa sumision debe ser algo bastante duro para la pasiva. un beso a todos

Anónimo dijo...

Hola Marcelo! muchas gracias por compartir este artículo de Eduardo, pues me parece un contenido extraordinario y muy valioso expuesto por un auténtico MACHO ACTIVO. Por un lado deja claro la función tan importante que tienen los MACHOS ACTIVOS en la feminización de un pasivo total, y cito sus propias palabras " rol de posesión absoluta, de marcador para siempre de su presa pasiva a través de la penetración a fondo y sin miramientos". Por otro lado la naturaleza de los pasivos totales nos lleva a entregarnos de manera sumisa a los MACHOS ACTIVOS en cuerpo, mente y espíritu para que ellos ejerzan con todo rigor este rol sobre nosotros, porque lo que queremos es ¡ser feminizadas por ellos! "La penetración con dureza" como cita Eduardo nos hace perder nuestra identidad con una total sumisión a la voluntad y deseos del MACHO ACTIVO y yo agregaría que en ese momento se está gestando nuestra feminización, por que con la penetración profunda y dura, y el mete y saca del FALO ACTIVO de nuestro cuerpo, se anula la virilidad y hasta dejamos de ser pasivos totales para convertirnos en la hembra que llevamos dentro y que gracias a los MACHOS ACTIVOS emerge como delicada mariposa del capullo en donde se encuentra encerrada. Les contare un poco de mi historia, desde pequeño me sentí atraído por los hombres, me gustada su superioridad, su fuerza, su dominio, su vellosidad corporal, en fin todo aquello que fuera muestra de virilidad, y obvio también tenía curiosidad por saber como era la verga de un hombre, sabía plenamente que dentro de mi había una hembra que buscaría su MACHO; por cuestiones familiares siempre oculte este gusto y mi comportamiento era el de un niño como cualquier otro. Como pasivo total he conocido a muchos Machos en mi vida pero han sido pocos los verdaderos MACHOS ACTIVOS que me han penetrado. Hace tiempo cuando conocí a Adrián, la primera vez que me cogió fue una experiencia que nunca había vivido, inmediatamente me demostró que el gustaba de dominar y esperaba una total sumisión del que seria su pasivo, pues al entrar a su casa me ordeno que me hincara y le mamará la verga, al poco tiempo había convertido mi boca en un agujero más, sujetándome la cabeza y metiendo su verga en mi boca con la misma fuerza y rudeza como lo haría después por mi culo, haciendo gala de su hombría con lo cual yo quede impresionado. El anulo mi virilidad y me había convertido en un objeto sexual a su servicio, con lo cual yo me sentía muy contentó de haber encontrado a un MACHO ACTIVO que me hacia gozar como nadie. Además me sentía muy honrado de que el metiera su verga en mi culo y al mismo tiempo orgulloso de pertenecerle a un verdadero MACHO. Lo importante de porque les cuesto esto, es porque cuando me cogió por segunda ocasión cuando me tenía de pie y me penetraba muy duramente sujetándome de los hombros me dijo " ¿ Te gusta que te cojan bien duro? Contéstame con tu voz de "nena" como la vez pasada que te cogí ". Estas palabras para mi fueron muy reveladoras, pues en la primera vez yo le pedía que me cogiera muy duro, que su verga me gustaba mucho y que nadie me había hecho sentir como el, pero yo no me di cuenta que mi voz cambiaba cuando se lo decía, yo no cambie mi tono de voz intencionalmente, en realidad era mi hembra interior quien hablaba y a quien el había liberado con las fuertes embestidas que me daba y su absoluta dominación sobre mi.
La verdad recientemente he encontrado este blog y comulgo con sus ideas, el concepto de feminización le ha dado significado a todo lo que siempre he sentido como un pasivo total que sabe que tiene una hembra interior y que esta en busca de un MACHO ACTIVO que lo complemente para que me feminice.
Agradezco a Eduardo su artículo, sus palabras han despertado en mi un gran respeto y admiración. por qué es un verdadero MACHO ACTIVO, que me gustaría que participara en mi proceso de feminización, . ojalá siga enviando más artículos para saber como un pasivo total como puede hacerse merecedor y complacer a su MACHO,

Anónimo dijo...

Hola Marcelo, soy Rene quien escribió el comentario anterior olvide pasar mi cuenta de correo para que me actualices las novedades bigtulsxxx@gmail.com

Rene Tuls dijo...

Hola Marcelo, estoy sumamente impresionada con el artículo de Eduardo una marca indeleble, me podrías hacer el favor de contactarme con el, no se sí tenga su propio blog o su Mail, me interesa mucho seguir leyendo sus artículos, es muy motivador saber que hay machos activos como el, siento que esto me ayuda mucho en mi feminización y en la búsqueda de un macho así que me haga sentir como toda una hembra mi correo es bigtulsxxx@gmail.com

Javier Roldan dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Eduardo, en mi caso soy pasivo (t) de 53 años, creo necesario que el macho domine en nosotros, poco a poco nos acostumbramos y lo reclamaremos, reclamaremos solo aquellos machos que nos han hecho sentir hembra suya, puede ser dolorosa la penetración pero para eso es nuestra obligación prepararnos y eso implica el ir limpios y lubricados, con el ojal dilatado unas cuantas veces antes de presentarnos al macho, y la dilatación implica haberla realizado unas semanas antes, llegar y tener la capacidad de penetrarnos con algo fálico sin que nos cause dolor, la humillación o las embestidas fuertes ya son cosas del macho total que nos desee follar, los maduros pasivos casados nos tenemos que mentalizar que debemos ser recepetivos para los machos totales en los lugares y momentos que mas nos necesiten, en muchas ocasiones dispondran de poco tiempo y es por este motivo por lo que debemos aguantar las fuertes envestidas, el darnos al macho para su derrame es nuestra pretensión final, si un macho nos trata con excesiva delicadeza lo único que consigue es bajar nuestro líbido y hará que desaàrezca en nosotros el deseo der ser poseido terminando la relación en aburrimiento.