29.7.12

EL DOMINIO

La R.A.E., define la palabra “dominio” como el “poder que alguien tiene de usar y disponer de lo suyo”. Me parece adecuado, precisar términos muy usados en nuestro lenguaje, cuando nos referimos a “macho dominante”. Porque muchos de los términos que usamos, tienen varios significados de acuerdo al contexto que los usemos.

En ese sentido, tomo la palabra “dominio”. El macho, tiene el “poder de usar y disponer de lo suyo”, sin embargo los pasivos totales carecemos de poder para usar de lo nuestro. Y ¿qué es lo suyo, para el macho? Lo suyo son todos sus atributos viriles, sobre todo los físicos, pero también los psicológicos. Los pasivos totales, por más que poseamos atributos viriles, y teóricamente no tendríamos problemas en disponer de ellos, no tenemos poder para hacerlo. Esto es, un pasivo total frente a un macho, siente la carencia de poder para disponer de sus atributos viriles. Tal como si la fuerza que impulsa al poder, dejara de actuar y se transformara en un poder para recibir y atraer. Existe una verdadera inversión de poder. Lo que a un macho lo impulsa a disponer de lo suyo, que es la virilidad, al pasivo total le cambia la disposición de lo suyo, de la virilidad a la receptividad.

Es por eso, que el macho domina al pasivo total, aún sin proponérselo, simplemente por el hecho de poseer de la fuerza para disponer de lo suyo. Y el pasivo total es dominado, porque frente a la sola presencia del macho, éste lo priva de su deseo viril. Y siente admiración por el macho, en la medida en que ve que puede disponer de su virilidad y él siendo físicamente igual no puede; y a su vez se siente atraído por ella, porque desea apropiarse de la virilidad del macho para gozar de ella. El poder del macho, invierte deseos y sensaciones en un pasivo total.

Por eso cuando hablo de poder, me refiero a esa fuerza que surge del macho como totalidad, y que produce en el pasivo total cambios a nivel físico y psicológico. De todas formas, en el pasivo total ya existe un perfil psicológico que lo predispone a ésta inversión, pero ésta se concreta en presencia de un macho. Ese poder del macho, es un poder para inhibir por un lado, y para invertir por otro. El macho, es consciente que posee ese poder, y hasta puede querer ejercerlo sobre otros machos.

Pero esto, no debe interpretarse como una posición machista; porque el macho posee un poder centrado en la inversión, y el pasivo total un poder centrado en la atracción. En ese sentido, el pasivo total ejerce su poder de atracción, para que el macho concrete la inversión de sus deseos y así poder tomar y gozar de su virilidad. No es posible gozar de la virilidad de un macho, si previamente no existe una inversión psico-afectiva, que predisponga a la receptividad de ese goce. Por eso, debe entenderse el dominio del macho, como una capacidad transformadora. Si a ésta capacidad transformadora, se la interpreta como superioridad, o se le atribuyen cualidades diversas, eso escapa a éste análisis. Lo que afirmo, es que el dominio es una fuerza que la posee el macho, y nada más. Y que ésta fuerza, es la que concreta los deseos de un pasivo total. Y a su vez éste posee un poder de atracción, que ejerce, con la finalidad de apropiarse de la virilidad del macho, y así poder gozarla interiormente.

Por eso, no existe identidad entre macho y pasivo total, por más que ambos sean hombres. Se debe reconocer la existencia de una desigualdad fundamental, que sin embargo, facilita la complementariedad entre ambos. Por eso, reconocer y asumir la diferencia como algo natural, es el primer paso para evitar la discriminación.

15 comentarios:

YO dijo...

que pensas del poder femenino que ejerce el pasivo sobre el macho masculino ? es decir, vos me dominas fisicamente pero yo psicologicamente,. y eso mismo es lo hacen muchas mujeres

YO dijo...

ser la mejor boquita petera, tener la mejor colita, saber como satisfacer a cualquier macho, saber como dejarse someter fisicamente y como hacerte sentir bien macho. Como atributos que una quiere para si misma y no para un 3ro en particular ( el macho ), como una forma de asegurarse un mayor acceso al placer y mas disponibilidad de machos, etc. y en todo momento ejercer el poder desde esos atributos que el macho desea, en funcion del propio deseo: deseo de placer fisico y psicologico; y si mi deseo de pasiva es someterme en todo caso una controla desde su poder femenino con quien, cuando, como, donde, cuanto, de forma de tener ubicado el lado femenino en el lugar que le es funcional al ser completo ( masculino+femenino).

YO dijo...

perdon, es lo mismo que mencionas como " poder de la atraccion " pero de una manera que me hace entender que todo lo hacemos por nosotras mismas y no en funcion de una " transferencia de poder " , tampoco para que nos " transformen ", sino para completarnos a nosotras mismas de acuerdo a nuestros deseos. Si una " elige " al macho adecuado para ejercer una transformacion en nosotras, está buscando mas un gerente que un dueño. o no ?

besos

Camil@ dijo...

Muy interesante el punto de vista de Marcelo acerca de su interpretación de Dominio. Cuando leí la definición que Marcelo tomo de la RAE: "poder que alguien tiene de usar y disponer de lo suyo" inmediatamente pensé en que la hembra es precisamente uno de los elementos de posesión del macho y que en esa medida puede usar y disponer de ella como algo suyo, algo que le pertenece. ¿Que opinan las hembras y machos que leyeron este post?

Anónimo dijo...

Dependiendo del enfoque que le des mentalmente creo que como pasivos totales también tenemos dominio pero amí si me gusta entrar en este juego de dominio, me gusta mucho sentir que soy de mi macho, que le pertenezco y que puede hacer conmigo lo que quiera. Como somos pareja se que nunca haría nada para dañarme asi que hago todo lo posible para entregarme a él y que me sienta de su propiedad, dejo que me invierta, mientras el sea más macho yo soy mas hembre y todos felices! Saludos. Irving

hooly007 dijo...

En mi caso particular desde el principio de mi relación con mipareja se dió asi. Yo trabajaba para él que era amigo de mi padre y yo era totalmente etero, pero el vio algo en mi que ni yo mismo me di cuenta; debe ser por que tenía 55 años y mucha experiencia y apenas yo 20. Bueno algo me pasaba por que él tiene una voz de mando grave y fuerte que hacía que mi voz se afinara cuando hablabamos. La primera vez que pasaron cosas fue cuando yo estaba haciendo una tarea en el laboratorio y no me salía, estábamos solos y se acercó de atras apoyó de una su boca con ese bigote tupido en mi oido y me dijo "estás necesitando que te enseñen" y a mi se me aflojó todo, yo en ese momento me comenzaba a sentir su presa. El viernes siguiente me invitó a su quinta como a vecs lo hacía pero esta vez sería muy distinto. Como tenía roto su auto tomamos 2 buses. En el primero viajaba mucha gente de tal manera que se las arregló para estar detrá mio y comenzar a hablarme de cualquier cosa pero de a poco y dandose cuenta que me podía, nuevamente hablándome al oído, y yo no le entendí a lo que me dijo "estoy diciendo que neceditás un hombre que te haga sentir muy bien, que te guíe, que te cuide y te alimente", acto seguido me apoyo y me hizo sentir con que ganas y excitación me deseaba y a partir de ese momento nunca dejé de ser totalmente suyo

Anónimo dijo...

Particularmente no me gustan los pasivos dominante, no me satisface psicológicamente; Me gusta un pasivo que pueda moldear y penetrar a mi gusto, que ceda ante mi y que sea sumiso ante mis ordenes disponiendo de su cuerpo cuando lo desee y penetrandolo sin impediementos.

Anónimo dijo...

Me encantan tus publicaciones!

Anónimo dijo...

ES UNA DE LAS MEJORES REFLEXIONES Y DE LOS PUNTOS DE VISTAS MÁS CLAROS Y CREATIVOS QUE HE LEIDO. SOY MACHO ACTIVO Y AL LEERTE ME SIENTO AUN MÁS MACHO Y DEFINITIVAMENTE MAS ACTIVO...

Sex Shop dijo...

Muy buenooo!!!!!!

Anónimo dijo...

Menuda tonteria ?aceptar la diferencia? ser uno menos q otro y q hagan con uno lo que le dé la gana? pero bueno donde está la dignidad de uno. Soy pasivo y no por eso menos hombre, es más lo soy en igual de condiciones la diferencia estriba en el gusto sexual nada más no en menospreciarse a uno mismo y dejar que otros manipulen a su antojo. Ser activo no significa ser hombre, tan solo el papel sexual que adquiere y por el cual siente más placer. Lo siento que hay que tener poco aprecio a uno mismo para pensar que uno debe estar sometido a otro porque si. Todos en todo momento es igual a otro.

Anónimo dijo...

Yo soy pasivo total, y me gusta que mi hombre sea viril, yo me comporto como una mujercita, no dominada, pero si entregada a mi hombre, comprendo que pueda parecer dominación, pero no lo es y me siento muy bien con migo.

Pato Duck dijo...

Interesantes las reflexiones en torno al Dominio, un tema que me apasiona. Sin tratar de ser latero me parece interesante distinguir en este tema dos planos que a mi juicio son diferentes, hablando del dominio entre un hombre activo y un hombre pasivo: la sexualidad genética y la identidad sexual.

En términos objetivos, en la naturaleza, la mayor parte de los machos poseen un aparato copulador para fertilizar hembras. De esta manera, cuando un hombre penetra sexualmente ejerce su dominio de macho porque usa y dispone de lo suyo (lo que lo distingue de la hembra). Por eso, en el coito entre dos hombres, el activo ejerce su dominio sobre el pasivo, que ha renunciado explícitamente a usar y disponer de lo suyo. Por lo tanto, entre un hombre que actúa siempre como activo y otro que lo hace siempre como pasivo, el dominio del primero sobre el segundo es absoluto. Entre versátiles ese dominio es relativo al rol que cumplan eventualmente.

Otra cosa distinta es la identidad sexual, que por su caráter subjetivo depende de cada uno. Con esto quiero decir, que si bien sexualmente el activo es dominante y el pasivo es dominado, este último puede manifestar su identidad sexual de manera muy diversa. En términos polares, el pasivo puede manifestar una identidad absolutamente masculina que no lo diferencia en nada del macho activo, salvo el rol sexual que cumple en la cama... ejemplo de ello hay de sobra en la imagenería gay, desde las películas porno, los relatos eróticos y el dibujo, como los de Tom de Finlandia. En el otro extremo, está el pasivo que se identifica como hembra, sin considerar en ello al transexual o al trasvesti, que supongo es harina de otro costal. Esta identificación con la hembra también se manifiesta de maneras diversas, pues despende de la apariencia y las actitudes con que se asuma esta identidad.

Saludos, Patosantiago

Anónimo dijo...

Excelente post. Creo que la dominación es el medio por el cual el hombre activo manifiesta su virilidad, su potencia y poder de macho, y es todo esto lo que hace disfrutar a un pasivo, la dominación es solo una consecuencia.

Javier Roldan dijo...

Así es, desde que el hombre se siente pasivo ha de estar tranquilo y descreocuparse por completo de lo que ha de hacer o no, el hombre activo que lo tome ya sabrá como tratarlo y disponer de él, los hombres machos activos son buenos maestros en la educación y trato del pasivo, el pasivo no tendrá que preocuparse de como colocarse o de como abrirse de piernas, se lo indicará todo el macho activo, solo ha de dejar que el macho se escite y culmine su labor fecundadora, es una gran tranquilidad para el pasivo saber que siempre habrá un macho que lo desea, la simple mirada de un macho lo hará sumiso obediente y complaciente.
El pasivo no debe preocuparse de nada, el activo sabrá como tratarlo y lo que mandarle, bien sea colocando su miembro viril en la boca del pasivo para que lo deleite o dilatarle el ano con la introduccion de dedos o dildo, los hombres son grandes maestros en el trato de un pasivo y enseguida le solicitara para su entreda anal. El pasivo no ha de discutir nada, ni opinar, tampoco deseará satisfacción propia, la única satisfacción del pasivo es poder haber satisfecho convenientemente al macho fecundador en su labor natural de despositar su semilla.
El pasivo no tiene que ligar a nadie ni entrar a los machos, solo ha de colocarse a su lado para que si asi lo considera ser reclamado por el macho, no dudará en colocarse junto a otros pasivos junto a un macho para este decida a cual de ellos copulará, como si de un ritual se tratase si los demas pasivos se descubren las nalgas él también lo hará, si los pasivos de su alrededor se comportan como una manada de yeguas esperando a el corcel debe también realizar este comportamiento, lo mejor es que el macho total activo tenga siempre unos cuantos pasivos (t) desnudos a su alrededor y que cada pasivo no sepa si ese día será elegido a no, en culquier caso la naturaleza es sabia y todo pasivo tarde o tempreano termina siendo fecundado por un macho, bien sea solo en penetración o si hay más intimidad recibiendo el semen del macho.