10.8.12

DOMINIO Y LIBERTAD

Ser dominado significa que el macho, nos ha hecho perder la virilidad. O sea, perder esa fuerza que impulsa a querer invadir al otro y a desear gozar del sexo dentro de la otra persona. Esa fuerza, por ser hombres al igual que el macho, la poseemos. Pero en nosotros, la presencia del macho la inhibe, y por lo tanto nos hace impotentes; y a su vez la transforma en un fuerte deseo de recibir. Con su poder, el macho invierte nuestra fuerza viril transformándola en capacidad receptora. Por eso, el macho es agresivo (no quiere decir violento), y vive el sexo hacia afuera. Sin embargo el pasivo total, vive el sexo con toda su potencia, en su interior. Nuestra fuerza viril, el macho la ha transformado en capacidad para recibir, para gozar interiormente, y nos predispone a dejarnos gozar por él.


Esa relación dominante-dominado, cada pareja puede vivirla de las formas más variadas. Lo que no hay que confundir es la realidad de la dominación, que es la transformación que el macho produce en nosotros, con las formas de expresión de la misma. Podemos estar en una reunión, en la que observamos a un macho que nos gusta, y sin siquiera haber cruzado palabra con él, puede dominarnos. O sea, ya nos transformó internamente. Una vez que esto ha pasado, normalmente los pasivos totales, nos disponemos a seducir. Y esto no quiere decir quedar en evidencia, o insinuarse. A veces, estamos en una charla con un macho, y recurrimos a presentarnos tan machos como él, para llamar su atención. Una vez captada su atención, entonces es cuestión de encontrar el momento justo para lograr hacerle saber lo que somos.

Lo que deseo hacer notar en éste post, es que muchas veces se confunde ésta realidad del dominio, con la formas de expresión del mismo. Las formas de expresión de la dominación son inagotables. Estas van desde que la pareja no la expresa explícitamente a tener una relación de amo y esclavo. Pero para que exista la expresión del dominio, antes debe existir un dominante, y un dominado. Lo importante es que sea cual fuere la forma de expresión de la relación de dominio, ambos mantengan su libertad. Aún el esclavo debe mantener su libertad a tal punto, que pertenecer a un amo sea una entrega de su voluntad, asumida libremente.

Dominio, no significa pérdida de libertad, porque los pasivos totales elegimos el macho que queremos que nos domine. Además, necesitamos ser dominados para lograr nuestra plenitud, pero no con cualquiera. También las formas de expresión de ese dominio, si las hay, se deben asumir libremente, y también dejar de asumirlas cuando consideremos que ya no son las adecuadas. Por eso, la entrega debe ser un acto de total libertad, si se desea llegar a la plenitud.

19 comentarios:

TRONCO dijo...

Excelente artículo, tanto éste como el anterior (sobre el Dominio), el tema está muy bien encarado, y bien analizado también. En algún momento oportuno quizás lo repostee en la Cabaña (enlazándote lógicamente).

En el artículo anterior explicaste muy bien que el dominio es un poder que todos tenemos, pero el Macho lo conserva y lo ejerce, mientras que el Pasivo lo pierde frente al Macho.
El concepto de “poder de atracción” del Pasivo como un poder diferente también es muy cierto. Ustedes saben endulzarnos el oído, después, el resto, lo dejan todo a nuestro control.
Y en este artículo especificaste que ese dominio no es necesariamente sobre el sujeto Pasivo, pero que si así lo fuera, es el Pasivo el que decide (ejerciendo su libertad) aceptar ese dominio del Macho.

La verdad que estos dos artículos son de luxe.
Un abrazo a todos

Anónimo dijo...

Yo creo que el mero hecho de ser pasivo ya te encamina a una actitud concreta en ese sentido. Hay una parte dominante y otra digamos mas sumisa y dominada que es la del pasivo. El pasivo por norma coqueteara buscando digamos su yin para completarle en algo tan cotidiano como las relaciones amorosas y casi sociales. Obviamente aunque la correccion social siempre dice que no es asi, no se puede evitar va en el pasivo ser eso precisamente la parte dominada y busca hacerlo inconscientemente, la manera de hacerlo ya daria para otro tema mas extenso creo yo

Anónimo dijo...

Yo soy pasivo o hembra aunque nunca un macho me ha cogido. He tenido muchas oportunidades pero siempre me ha dado miedo. Después que me case se me hizo más dificil. Yo pienso que a las hembras se nos nota, porque varias de las veces fue un macho el que se me acercó a mi. Sólo hubo uno que yo deseaba mucho, porque era "culero", pero igual siempre tuve miedo de decirsélo aunque estoy seguro que me hubiera cogido por el culo y no me hubiera casado

Marcelo dijo...

Hola Wil:

Sí es frecuente que se note. No siempre de la misma manera. A veces son indicios en una conversación, a veces la forma de contestar, etc No tiene por qué ser un amaneramiento, y la mayoría de las veces no lo es.

Y a qué se debe ese miedo? ¿Qué te lleva a no poder concretar ese profundo deseo?

Anónimo dijo...

A mi me pasa lo mismo. Nunca me he atrevido. Y soy hembra.Pasivo total

Marcelo dijo...

Hola:

¿Cuáles son tus miedos? Escríbeme y los compartimos: bibiaqui@yahoo.es

Anónimo dijo...

En mi vida he leído semejante cantidad de tonterías. Pasivo hembra, anda ya. Yo soy pasivo pero ni soy hembra ni quiero serlo, hombre como cualquier otro. Nadie domina a nadie, ambos se compenetran. ¿qué tontería es dejar de ser uno para satisfacer al otro sin más? vamos hombre que tengo que dejar de persona por otro??. Pues no. Es una imagen equivocada que por ser pasivo se es más femenino, y se vive para ser dominado.

Jorgelina dijo...

Excelente articulo...muy bien encarado...y me identifico como pasivo...voy a publicar tu nota Marcelo en mi blog....gracias

Anónimo dijo...

Más que entender el artículo, lo senti, porque es exactamente lo que siento, también he tenido miedo, inseguridad, pero al final tengo que sucumbir a mi condición

Anónimo dijo...

Marcelo, en tu respuesta a Wil hablas de indicios en la conversacion o en la forma de contestar. Me gustaria saber mas para saber si estoy frente a un activo. O saber como dar indicios de pasivo que soy. Gracias

Anónimo dijo...

me gusto mucho el blog,me gustaria hacerles una pregunta. me considero pasivo hembra, y tengo planeado sorprender a mi hombre con una cola bien rasurada, pero me gustaria saber si pica cuando lo hago con rastrillo pues no tengo tanto dinero para ceras o laser.

Alejandro dijo...

Pues yo siento los mismo que aqui. Siento miedo a recibir. A mi por el contrario me perciben como activo y nunca he dado y recibido. Siento temor de compenetrarme con alguien y no se por que.

Tobit dijo...

Pues mi caso es algo diferente a lo que he leido aqui.

No he tenido muchas experiencias homosexuales en las que yo haya sido el pasivo.

Pero recuerdo una y solo una unica vez en la que senti lo que llamas en tu blog "el orgasmo seco".

Y a partir de esa unica vez, me aleje de buscar en mi mismo sexo.

Ahora llevo una vida hetero, y aquel orgasmo sigue en mi mente, pero temo que si me rindo a ese tipo de placeres, terminaria "cruzando" una linea que no deseo del todo.

He decidio "castrar" mi placer anal y la curiosidad en mi sexo, para poder disfrutar una vida sin complicaciones en una sociedad muy poco abierta a la diversidad sexual.

Tobit.

Anónimo dijo...

hola mi nombre es carlos y me sumo a los comentarios porque yo soy pasivo completo ya que nunca e podido ser activo con un hombre y todo loque disen es berdad que yo como pasivo me gusta que me dominen soy sumiso ante un macho pero tambien es sierto que cuando estoy frente a un macho quero aparenter ser igual, para llamar la atencion de el y despues me invade los nervios por no saber como incinuarme a el quien verdaderamente soy poque me gusta sentirme protejido por un hombre y el deseo me domina,yo desde nono me gusto vestirme de mujer pero a la edad de 12 anos mis padres me descubrieron y ellos no permitian un maricon en la familia por eso siempre vivi escondido escudandome como macho aunque nunca lo e sido y es oy que descubri este blog y me intereso mucho.mi IM es carlos.ramirez21@aol.com

Anónimo dijo...

Yo como pasivo me considero hembra completa cuando estoy siendo penetrado, no quiere decir que me sienta mujer sino que es natural la entrega para sentir plenamente, dejarse dominar para el pleno goce.

alondra del rio dijo...

Hola yo me declaro pasivo total, he tenido dos o tres encuentros con hombres maduros y siempre me dejo llevar por el hombre y asi gozo plena y llanamente, me gusta sentirme tratada como niña y ellos asi lo captan y dan su mejor esfuerzo por agradarme, ahora se que si existen hombres para chicas como yo, soy casado y tengo tres hijos ya jovenes todos, saludos y excelentes articulos felicidades...besos...

mexiicanitalinda@gmail.com

Anónimo dijo...

Yo me considero pasivo y ami me gusta ser dominado por el macho

Guillermo Cáceres dijo...

Buen artículo, breve y profundo. Muy bien centrada la posición del varón HEMBRA, siempre aclarando que aquí “HEMBRA” es adjetivo calificativo, porque se refiere al comportamiento SEXUAL, y no FISICAMENTE a vulvas, clítoris y vaginas, esto último es ya tarea MENTAL del MACHO, que guiados por su arrechura los sacan a la “luz,” para su placer personal y la realización de uno como pasivo.
Uno se estremece agradablemente cuando la mano del macho acaricia ansiosamente nuestro ano “vulva” como diciendo “esto es mío”. Uno siente ese calorcito interior, y sobre todo, sentimos como se endurece nuestro anillo anal “clítoris” ante las caricias orales efusivas de nuestro macho que nos despierta la ansiedad de la penetración. Y uno vive intensamente la penetración de nuestro recto “vagina;” es hermoso sentir la verga recorrer ansiosa dentro de nuestro recto “vagina” en su heroica misión de darle a su dueño ese placer intenso que le dará descanso físico y espiritual, y que nos enorgullece ser culpables de ese desenlace psico-biológico. Como dije, la transformación es tarea MENTAL del macho. MUJER es un término mucho más amplio, y creo que no se debe confundir el ser varón HEMBRA con el ser MUJER, sentimiento vs. persona. Además, el ADN no engaña a nadie.
Creo entender a los amigos que se entregan al macho “SOLO EN SUEÑOS,” De repente es porque los pasivos somos más SENTIMIENTO y como dice el amigo Marcelo, vivimos la sexualidad internamente y buscamos fortalecer la conexión con el macho para lo cual se necesita tiempo. En cambio, el macho vive la sexualidad externamente y principalmente solo busca eyacular, EXPULSAR su semilla por el CONSABIDO PLACER que eso le da, además de que es una necesidad físico-espiritual natural propia del macho.
Algunos pasivos buscamos tener aunque sea una breve historia con el macho, para no sentir una especie de vacío en uno después de una aventura sexual de solo una noche, porque también está el asunto de que el macho “nos marca” y nos hace EXTRAÑAR su ardor, su ansiedad, su fuerza invasora, y hasta podría decirse que nos moldea físicamente porque adapta nuestro ano a la forma de su pene, subjetivamente hablando claro, porque uno ubica en un casillero del conocimiento en nuestro cerebro todas las características de la verga del macho y hasta nos va resultando familiar cada movimiento de penetración después de un tiempo de relación. A veces, algunos hasta sentimos el deseo de retener al macho dentro de uno, y deseamos “engancharlo” para que no saque su verga pronto tras la eyaculación y quisiéramos fundirnos en uno solo, entre caricias, ardores, alientos que queman y sudor.
Por eso, uno tiene que aprender a desplazar el dolor a un segundo plano y centrarse en el placer de tener al macho gozando en uno.
En fin, sería bueno que Marcelo trate alguna vez en su blog estos TEMORES de “la primera vez.”

Marcelo dijo...

Guillermo: Muchas gracias por tus aportes..! Siempre valiosos, y muy lindos de leer. Un gran tema los "temores de la primera vez". Esperas que escriba sobre ese tema, ¿por qué no empiezas tú?... yo te sigo.

Un abrazo

Marcelo