6.3.14

Un debate abierto

Activos, pasivos y versátiles son categorías de análisis que hemos heredado de nuestra sociedad, cuando hablamos de la homosexualidad. Esta forma de clasificar las relaciones, se fundamenta en un hecho externo como lo es la penetración. Quien penetra, quien es penetrado y quien hace ambas cosas. No reniego totalmente de esta forma de ver las cosas, pero sólo con esa visión no logramos entender ningún fenómeno. Creo que es un análisis que sirve a los efectos prácticos, sobre todo cuando se trata de establecer vínculos. Pero observar a dos hombres, y ver quien penetra a quien, no da cuenta de las motivaciones profundas que llevan a una persona a ser lo que es. Se trata de conocer un fenómeno complejo, que yo llamo la compenetración. La compenetración es un fenómeno del que todos tenemos experiencia, y que refiere al universo mental o psicológico dentro del cual acontece el acto sexual. Tomemos el ejemplo siguiente: cuando un hombre pasivo está siendo penetrado, se originan algunas sensaciones que encajan en ese universo, pero no todas. Si el activo no traspasa lo físico, existe penetración pero no compenetración. El activo, entra físicamente en el pasivo, pero si se detiene ahí puede generar placer pero no plenitud. Entendiendo por plenitud el fenómeno de desatar las fuerzas, que están latentes en ese universo. Para el pasivo, que el activo entre en su cuerpo, es una “excusa” para poner en funcionamiento su universo psicológico. Si esto no ocurriera así, entonces todos los hombres penetrados, sentirían lo mismo. En realidad la penetración coloca al sujeto, en su propio mundo. Esa es la puerta de entrada, al mundo real de un pasivo. Esto no relativiza la importancia de la penetración, sino que la coloca en un contexto más amplio. De ahí que ese universo mental debe ser descubierto por el activo, y al que deberá acercarse sin los prejuicios provenientes de los estereotipos que nuestra cultura ha creado. Ese universo mental en que ocurre el hecho físico de la penetración, explica la variedad de gustos entre pasivos, activos y versátiles. La penetración es única, pero el universo mental es múltiple. Las preguntas ¿para qué nos dejamos penetrar? ¿por qué sentimos la necesidad de ser penetrados?, tienen tantas respuestas como hombres pasivos existen. Lo que un activo debe descubrir son esos universos, desatar sus fuerzas, alterar sus ritmos, traspasar sus límites, y hacerlo real. Ahora bien, la compenetración es un fenómeno que se da en una doble dirección. Termino de hablar de una: del activo hacia el pasivo. Pero debe darse también desde el pasivo al activo. Cuando encastran ambos universos, y se transforman en uno sólo entonces hablamos de compenetración. La búsqueda por experimentar complementaciones, con una o más personas, es lo que lleva a intentar una y otra vez, el encuentro con el amante perfecto. Descubrir ese universo o darlo a conocer, no está exento de problemas. Éstos normalmente vienen de prejuicios, de modelos culturales, o de percepciones sobre uno mismo, que impiden darse a conocer. Porque la diferencia que tienen estos universos mentales, es que en la heterosexualidad están legitimados por lo social, pero en el caso de la homosexualidad no lo están. El proceso de legitimación y aceptación, es un proceso personal y muchas veces contra-cultura. De ahí la importancia de plantear estas ideas, y de seguir avanzando en el proceso de verbalizar, aquello que todavía no ha podido ser nombrado.

19 comentarios:

Camil@ dijo...

Cada vez mas profundas y trascendentes tus reflexiones querido marcelo.

un abrazo muy especial de parte de alguien que comparte en muchos aspectos tu forma de ver nuestra pasividad.

Patricia Loza dijo...

En cuanto a mí parecer siento que mi hombre al penetrarme sabe y entiende
la manera de abordar mis sueños y deseos de amar y las caricias son el medio para complementarnos y en cuanto a mi poder expresar con sutiles gestos la necesidad de complacerlo espiritual y fisicamente
de manera que ambos nos descubramos cada día y concilemos las diferencias que surjan.

Eduardo Cruz dijo...

Totalmente de acuerdo. Soy un pasivo feliz, con marido dominante que no solo en la cama me demuestra quien manda.No es malo, manda con justicia, pero nunca hago nada en que el no este de acuerdo. Solo me deja a mi en la cocina y en la decoracion ( cosas de hembras, dice el )Hasta me dejo elegir de que lado de la cama grande es el mio.Aunque el amor lo hacemos en el medio.
Tengo amigos hombres pero pasivos tambien. Entre nosotros nos llevamos muy bien.No quiero, ni el me dejaria tener amigos activos.
Han visto que graciosas son la conversaciones entre pasivos ? Admito que siempre hablando de hombres, pero me divierto.
Que seria el mundo sin los hombres !!

Anónimo dijo...

Nunca había estado en un blog como este en que se analizan ciertas actitudes sexuales del hombre, desde un óptica tan clara y sin etiquetas fijas.
Realmente creo que cualquier hombre puede ser activo o pasivo dependiendo de las circunstancias y de la pareja.
Particularmente pienso que todos tenemos un porcentaje de ambos tipos. Por ejemplo yo me considero 65% activo y 35 % pasivo, por ello he tenido la oportunidad de penetrar y ser penetrado, y ambas me han producido mucho placer.
Hay chicos que te hacen sentir activo, y otros que te hacen comprender que somos hembras para ellos y lo somos con naturalidad y deseando hacer gozar a ese macho.
Y lo que no se puede etiquetar, al hombre, y a la mujer, como homosexuales o heterosexuales, por motivos tan poco sostenibles como haber mantenido circunstancialmente una sexualidad diferente a tu sexo físico.
Un saludo

Marcelo dijo...

Hola a tod@s:

Gracias por comentar. Siempre quedo con pena, ya que me hacen llegar decenas de comentarios a mi mail, y que por tal motivo no aparecen en la Blog, para que los podamos leer todos.

Camila, Patricia, y Eduardo gracias por sus comentarios. Y a Anónimo también. Le comento a éste último, que tal como lo expresó es versátil. En realidad en la Blog no se habla sobre hombres versátiles, porque personalmente no tengo experiencia en ello. Los artículos van destinados a los pasivos totales, es decir a quienes únicamente somos pasivos. Y parcialmente alguno, sobre machos. Para lograr entender o tener algunas hipótesis sobre el comportamiento de los hombres versátiles, tendrán que escribir los mismos versátiles. Cosa que hace falta ya que hay muy poca literatura al respecto.

Un abrazo a tod@s

Marcelo

Anónimo dijo...

Hola para mi ser hembra es un instante casi onirico que uno quisiera que perdurara en el tiempo. es querer que tu hombre haga todo su juego y uno se deja llevar por esa dominacion que en mi caso me eleva por los aires. no se porque sucede. pero jamas podria cambiar ese rol. a veces me rio pensando en que no le encuentro la gracia a ser activo. supongo que el goce esta en el camino mientras sos penetrado. el final nunca me intereso, podria seguir en ese estado indefinidamente.adrian
slds

Marcelo dijo...

Hola Adrián: Sí comparto tu experiecia, pero es más que un "instante", sino que incluye todo lo que somos lo que permite llegar a ese instante. ¿Por qué sucede? Eso es lo más complejo, y la razón de ser de todo lo que escribo en la Blog. No explico por qué sucece, porque no lo sé. Sino que escribo y describo momentos. El goce es psíquico como todo placer, pero el origen del placer debe conectarse con tu universo mental. Por eso, la penetración, aunque es un mismo fenómeno físico, tiene diversos significados para cada pasivo. Tiene diversas resonancias. La penetración es la puerta de entrada a ese mundo onírico que describes, pero que es propio de tí. De ahí que sería bueno, que describieras tu mundo, y los elementos que intervienen en tu universo. Al comienzo, no se encuentran las palabras, pero poco a poco, va saliendo todo y hasta aparecen elementos que no sabías que existían en tí.

Gracias por comentar..!

Marcelo

Anónimo dijo...

Ha sido un hallazgo este blog. Yo siempre me he considerado hetero, no me atraen los hombres pero si el sexo anal con juguetes. Cada vez fantaseo mas con ser penetrado y me excita ser hembra de un macho activo,, con lo que pienso que algo esta cambiando en mi o tal vez se esta desihinibiendo, cosa que antes yo no permitia. Me excita ponerme lenceria sexi y tacones, supongo que es mi hembra que quiere salir. De momento no he tenido a un macho dentro de mi y necesito ayuda para saber como encontrarlo y dar el paso para probar de una vez. Tengo 46 años y dsde los 16 que empeze a meterme cosas en el culo no lo he dejado, de hecho, mi primer orgasmo prostatico me emociono mucho pues yo pensaba entonces que me corria por el culo y eso me hacia sentir muy puta. Luego supe la existencia de la prostata y todo eso. Bueno, espero comentarios y consejos. Saludos.
Miguel

Marcelo dijo...

Hola Miguel:

Yo no diría que hay algo que está cambiando, ya que desde lo 16 ya había "algo", sino que tal vez las condiciones de tu entorno actual sumada a tu evolución personal, han permitido aflorar esa necesidad. Hay "algo" (llamémole así) dentro de tí que se quiere concretar. Porque de hecho ya se ha manifestado abiertamente. No te puedo ayudar a encontrar a un macho, porque esta no es una Blog de encuentros. Pero si te comunicas a mi mail personal, puedo recomendarte algunos lugares donde buscar: bibiaqui@yahoo.es
Además de eso, ampliaría ciertos comentarios, que ya son más de índole personal.

Saludos

Marcelo

Félix Scorpio dijo...

Gracias un a vez más por estos planteamientos tan lúcidos. Me gustó la última parte: "verbalizar aquello que aún no ha sido nombrado. Yo mismo, no sabía cómo definirme, porque como no soy travesti, suponía que sólo eran fantasías sin sentido y nunca quise analizarlas hasta que descubrí tu blog.
Espero que sigas escribiendo. Saludos y abrazos.

Anónimo dijo...

Hola Marcelo. Como siempre, inteligentes y atractivos tus comentarios. Coincido contigo en que nuestra pasividad no es solo un instante. En mi caso pasividad va de la mano de femineidad. Un punto que no siempre tiene lugar. De hecho tu blog es de "hombres" pasivos. Personalmente mientras más pasivo me muestro también más femenino. Algo que siente y me desborda y que a veces no es tan sencillo de poner en palabras. Un beso y gracias por tus comentarios y por sostener el blog. Un beso, mi pasividad y mi femineidad tienen nombre: Clara. Besos de Clara Sánchez. claraamor261@hotmail.com

Marcelo dijo...

Hola Clara:

Gracias por compartir tus comentarios y por tus palabras. Te cuento también, que mi pasividad incluye aspectos femeninos. Pero aspectos femeninos muy globales, que se concretan en la relación con el macho. No están determinados de antemano, aunque sí tengo claro ciertos límites que no me hacen sentir bien. De todas maneras, para mí un pasivo total, es una hembra varón. Y como hembra que es, está predispuesto a adoptar elementos femeninos en su conducta, aunque no sea imprescindible. Es muy interesante la relación que descubriste en tí: "mientras más pasivo, más femenino". Esa es un observación MUY importante, porque te va a definir toda tu personalidad, y va a orientar todo tipo de relación. Veo que también te llamas en femenino, una experiencia fuerte, ya que permite tener otra mirada de ti mismo.

Te mando un besote y gracias por compartir tus vivencias.

Marcelo

Anónimo dijo...

Soy orgullosamente y totalmente pasivo y me gusta tener a un buen macho dominante, fuerte y musculoso para darlo todo en la cama (o donde sea). Aun asi, estoy de acuerdo con lo que se dice aqui, aunque a veces simplemente se necesite sexo del duro (sobre todo con las pollas muy grandes y duras que tanto me gustan sentir dentro de mi cada noche y que te llenan la cara y el cuerpo entero de semen entre mamada y mamada).

Robb Mobb dijo...

hola xD me llamo Rob y soy gay pasivo total.... o bueno eso creo porque estoy en proceso de autodescubrimiento soy virgen y nunca en mi vida he tenido contacto sexual con ningún hombre, nisiquiera conozco otros gays en persona pero mis gustos sexuales son demasiado pasivos y pensar en ser activo no me porovoca nada asi q creo q soy pasivo total en fin me gusto este bloggg porque se me hizo interesante, me identifico en algunas cosas y es bastante Divertido XD sobre todo por sus comentarios xD pero bueno... aqui stoy Byeee

Anónimo dijo...

Felicitaciones por el blog. Una excelente mirada sobre el tema de ser hembra o macho. Tengo un amigo desde hace años que es mi hembra entregada, sumisa y fiel. Ambos somos casados, pero cuando estamos solos sobre una cama, su deseo interno es solo ser mi hembra y hacerme disfrutar. Muchas veces el no llega a la eyaculacion, pero ahora entiendo cuando me dice que no lo necesita, que su placer es sentir que me ha dejado pleno y satisfecho. Para mi es un placer sentir como se entrega tan completamente a mis deseos, como prepara su culo previamente a nuestras reuniones de placer. Mantiene permanentemente la zona alrededor del ano completamente depilada, cuando llego a la habitacion todo esta preparado, su recto limpio (con enemas) para ser disfrutado, preservativos y lubricante en el velador. Llevamos una relacion de años y todo fluye con naturalidad. Me agrada cuando se recuesta a mi lado, acariciando mis testiculos y miembro con su lengua y su boca. En esa posicion me hace lentas y largas mamadas, mientras yo disfruto acariciar su cabeza, su cuerpo y dilatar su culo para ser penetrado.
El goza realmente siendo "utilizado", normalmente luego del sexo me ducho y el esta esperando para secarme con la toalla.
Tus posts me hacen entender con mayor profundidad lo que siente mi amigo y su psicologia.
Nuevamente mis felicitaciones.

Marcelo dijo...

Hola: me alegro que la Blog te haya servido para mejorar tu relación, y agradezco tus palabras. Me gustaría me enviaras una dirección de mail, para hacerte unos comentarios de tipo más personal.

El mío: bibiaqui@yahoo.es Agradezco te comuniques, un abrazo.

Marcelo

Josep Ardiles. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Josep Ardiles. dijo...

Marcelo, cada vez que tengo ocasión de leer en su blog sus aportaciones tengo la sensación de aprender algún matiz nuevo, alguna perspectiva diferente. Sencillamente, me encanta.
Gracias por su blog, por la cllaridad en la disección de sus conceptos y por compartirlo con todos.
Por favor, disculpe tanto halago, no puedo evitarlo.
En el concepto "compenetración" observo la importancia equiparable tanto para el pasivo como para el activo. Tengo la sensacion que cada uno es indispensable en la misma medida aunque desde prismas diferentes para hacer crecer, potenciar y en último extremo realizar y sentirse realizado en el ámbito de la relación. Mi impresión es que la figura activa y pasiva tienen la posibilidad de alcanzar su "compenetración" desde la búsqueda propia y ajena de las necesidades, emociones, deseos y espectativas de su pareja.
Muchas gracias por permitirnos disfrutar, compartir y participar en su blog.
Reciba un saludo cordial.
Josep ARdiles.

Anónimo dijo...

Uno de los placeres del pasivo es sewntirse humillado por el macho especialmente mientras lo está penetrando . Me siento humillado cuando el macho está ami esoalda astando yo acostado y el encima mio y estado parado y el macho abrazandome detras mio tratando de penetrarme. Pero acostado boca abajo con el macho acostado encima mio abrazandome el torax con sus brazos es mi preferida . Hay que separar las nalgas con ambos brazos para permitir maxima penetracion.