19.2.15

ENCUESTA SOLO PARA HEMBRAS

Hola a tod@s:

En esta oportunidad, les estoy enviando una encuesta, sobre las percepciones que tenemos las hembras, en relación con los machos. Es una encuesta sólo para hembras. En este caso no va a existir una respuesta personal como en la anterior, porque se trata de percepciones. Sí se van a publicar los resultados finales en su conjunto. Toda este acopio de información que entregan ustedes a través de las encuestas, es muy importante ya que permite enforcar los temas tratados, hacia los núcleos de verdadero interés. Posteriormente, también estamos estudiando la posibilidad de ampliar la blog, para que ofrezca otros servicios más personalizados. Todo esto sería imposible, sin la ayuda de alguien que está colaborando muchísimo en el diseño y contenido de todo esto, y que por ser macho complementa mi visión sobre los temas tratados.

 Aquí les dejo el link: http://patosantiago.polldaddy.com/s/estudio-de-percepciones

 Como siempre les agradezco muchísimo, el disponer de tiempo para contestar la encuesta, y sepan que su ayuda es de un valor enorme. Un beso cariñoso a tod@s. Marcelo

EL DESAFÍO DE SER HEMBRA

Una vez que se supera el temor de descubrirse hembra viene el desafío de serlo. Este desafío tampoco es fácil de superar, como lo indican los resultados de las encuestas que se tomaron entre el 27 de junio y el 10 de agosto del año pasado. Se recibieron 187 encuestas, pero sin contar las duplicadas y las incompletas finalmente se validaron 135. En estas encuestas 66 personas se auto identificaron como hembras, pero considerando las aptitudes mentales y las actitudes sociales declaradas a partir de las respuestas recibidas, sólo 15 de estas personas clasificaron como hembras. Las 51 personas restantes que se identificaron a sí mismas como hembras clasificaron en un nivel intermedio entre la condición de hembra y de macho. Lo significativo es que ninguna de estas personas clasificó como macho, por lo que se podrían considerar como hembras en potencia. ¿Qué fue lo distinto entre estas 15 personas que las diferenció de las otras 51, aun cuando todas ellas se consideraron a sí mismas como hembras? La respuesta está, en primer lugar, en su forma de razonamiento, su tipo de inteligencia, su estilo de lenguaje, su modo de interacción. Estas 15 personas que calificaron como hembras, en general, razonan integrando la realidad que viven desde diferentes ángulos, aristas o puntos de vista; consideran distintas variables, ámbitos o dimensiones para comprender esa realidad, por lo que encuentran variadas interpretaciones para explicarla. A su vez, enfrentan los problemas a partir de sus vivencias y percepciones, buscando analogías o metáforas que le permitan imaginar sus soluciones. En estos procesos se expresan y entienden a otros privilegiando la comunicación gestual, corporal y metafórica. Finalmente, en su interacción con los demás se caracterizan por preferir ambientes de confianza y concordia para colaborar en beneficio de los demás. En segundo lugar, también se diferencian por la forma en que asumen una iniciativa, el modo en que entienden la afectividad, así como la manera en que orientan su expresividad y su sensorialidad. Las 15 personas que calificaron como hembras, en general, no tienen dificultad en asumir como propias decisiones de otros, colaborar en su realización, evitando riesgos y siendo realistas; tienen un genuino interés, respeto y consideración por los otros, pero son prudentes ante lo desconocido; son reflexivas en sus elecciones considerando una variedad de alternativas, manifestando preferencias por lo exclusivo y refinado; son sensibles a las necesidades de los demás, actúan por intuición sin precipitarse y tienden al romanticismo. En otra ocasión comentaremos con más detalle cuáles son las aptitudes y actitudes que más dificultan para que una persona que se identifica a sí misma como hembra pueda a llegar a serlo.

27.11.14

LA FEMINIZACIÓN SIEMPRE NOS INTERPELA

La feminización implica un doble proceso: la conducción del pasivo total a asumirse como hembra y el proceso interno que el mismo pasivo(t) realiza y que lo va a unir a una individualidad y a una singularidad. El proceso de conducción, es externo y por lo tanto pueden intervenir otros pasivos(t), aunque necesariamente requiere la intervención de un macho. Sin embargo el proceso interno es individual, y por lo tanto un camino que se debe recorrer en la soledad de las sensaciones y de los pensamientos. Ambos procesos, deben ser intencionales, es decir deben conocerse y reconocerse como tales. De tal manera que la feminización es un mecanismo que se pone en marcha, (no es relevante quien pone lo en marcha) y que tiene la finalidad de cambiar, organizar, suprimir o destacar (depende), orientar, controlar, y asegurar un tipo de conducta que le permita al pasivo(t) un cambio de subjetividad. Dicho cambio se traducirá por lo menos, en sus conductas afectivas, eróticas, y sexuales. De ahí el carácter de medio que tiene la feminización. Esto significa que no es un fin en sí mismo, sino un medio para lograr un cambio de subjetividad, acorde con el sentir más profundo que emana de la constitución bio-psíco-social del pasivo(t). Ese cambio en su subjetividad, dará como resultado un consecuente cambio en su identidad. De ahí, que definir al pasivo(t) solamente como quien es penetrado, es desconocer la naturaleza psíquica de la pasividad. En ese sentido, en el pasivo(t) se producen dos procesos simultáneos: uno el impulso y la necesidad de ser penetrado, y otro la ausencia de deseo penetrativo, aún contando con los medios para realizarlo. Con esto quiero expresar, que tanto la penetración como las demás prácticas sexuales que expresan a un pasivo(t), son consecuencia de sus procesos internos, y no la causa de los mismos. De ahí que el ser pasivo(t) es un descubrimiento, y no una elección. Lo que sí constituye una elección, es dar comienzo al proceso de feminización o no. Lo dicho anteriormente, no significa que el ser penetrado sea un patrimonio exclusivo de los pasivos(t). Hay hombres en general que gustan de la penetración. La diferencia entre un pasivo(t) y los que gustan de la experiencia de la penetración, es que en el pasivo(t) la penetración es una forma de expresión de una identidad, y en los demás es una forma de lograr placer. De ahí que el pasivo(t) necesita que la penetración se produzca de una manera tal, y con una persona con determinadas características, que le permita expresar su identidad. Por eso, la vinculación estrecha que se da entre identidad, y plenitud de goce. En ese sentido, los pasivos(t) distinguimos perfectamente, el macho que nos da sólo placer, de aquel que nos hace gozar el placer. Y cuándo digo gozar, me refiero a que nos acoge de tal forma, que nos permite expresar nuestra identidad. Y no solamente nos permite, sino que pone todos los medios necesarios para que la podamos expresar, e incluso nos lleva más allá de lo que nosotros imaginamos, mostrándonos que el horizonte se puede ampliar. Por eso, la interacción entre macho-pasivo(t) es una interacción macho-hembra, ya que en ella se conjugan dos subjetividades diferentes y complementarias y que además, no son reversibles.

8.8.14

EL TEMOR DE DESCUBRIRSE HEMBRA

Muchos son los lectores que me escriben, y muchos son los que se expresan a través de páginas de anuncios o redes sociales, que si bien son pasivos totales, no son hembras. Y ponen de manifiesto, que tienen aspectos bien varoniles como una forma de poner distancia de esa palabra que les incomoda. Sé que no es fácil, asumirse como hembra ya que lleva un largo trabajo de elaboración de la propia identidad, cosa que algunos están dispuestos a hacer y otros no. De todas maneras, creo que existen algunas causas que podrían explicar el rechazo a referirse a sí mismos como hembras. No pretendo hacer un repaso exhaustivo de todas las causas, sino de algunas que aparecen como más evidentes. a) No aceptación de la realidad. Son personas que interiormente tienen sentimientos de hembras, pero que levantan barreras (concientes o inconcientes), para que ese pensamiento no les incomode. Es más cómodo negar la situación, que admitirla, ya que admitirla supondría un cambio de su propia auto-imagen. b) Confusión entre los conceptos de mujer y hembra. Estas personas asumen que al reconocerse como hembras, deben inmediatamente comportarse como mujeres. No han llegado a comprender que ser hembra de otro hombre, no significa ser una mujer, sino carecer de estructura psíquica varonil. Evidentemente, que al carecer de ésta estructura, esto llevará a re-elaborar su aparato psíquico para adecuarlo y hacerlo coincidir con sus tendencias naturales. Al confundir los conceptos, se desata inmediatamente un mecanismo de negación de la realidad. c) Temor al rechazo por parte de los activos. d) Conflicto bisexual. El problema se plantea cuando una persona se siente atraída por el sexo femenino, pero a su vez se siente hembra con un macho. Aquí hay distinguir entre lo que se es y cómo se manifiesta. Puede perfectamente ser una hembra frente a un macho, y sentir atracción hacia las mujeres. Igualmente, deberá elaborar su lado hembra, porque debe realizar una síntesis que le permita vivir en plenitud. ¿Qué otros temores o miedos consideran que existen, para que un pasivo(t) se asuma como una hembra de un macho? ¿Qué temores tienes tú? Les dejo esta reflexión y como siembre queda abierto el debate. No se olviden de rellenar el formulario. Ya llevamos más de 100 que lo han hecho, pero espero llegar a muchos más. Después les cuento para qué. Un abrazo afectuoso Marcelo

26.7.14

Formulario...Ayúdame

Hola a tod@s: En esta oportunidad, te estoy enviando un formulario con datos muy básicos, para seguir conociendo los perfiles de las personas que entran a la Blog. El mismo lo encuentras en la entrada siguiente a esta. Agradezco desde ya a quiénes han contestado, y que han sido muchos por suerte..! Al formulario le he puesto Ayúdame. Ayúdame a conocer quién eres. No quiero que seas un anónimo, sino una persona que se identifica con un mail, y que vive en un país determinado. Pretendo esa cercanía, que es lo máximo que nos permite la discreción. No será el último formulario, ya que me encanta interactuar contigo, y de esa forma seguir aportando a comprensión de lo que somos. Como siempre mis palabras son de agradecimiento, por el tiempo que dispones para contestar. Un abrazo apretado Marcelo

25.7.14

27.6.14

ENCUESTA TEMÁTICA

Ante todo un saludo afectuoso a tod@s, luego de un tiempo sin estar en contacto. Pero como saben, mis silencios son activos (lo único activo que tengo), ya que sirven para buscar, para reflexionar, leer, y plasmar todo eso en un post que pueda desatar el debate y profundizar en nuestra condición. Esta vez, les envío le link, donde encontrarán una encuesta. La misma es tanto para machos como para hembras. La finalidad de la misma, es estudiar el perfil de los lectores de la Blog, a los efectos de focalizar los temas que se van a ir desarrollando de aquí en más. Les cuento que hay un volumen muy grande de lectores, y he perdido la idea si lo que publico es de interés para todos. A veces, tengo la impresión que hay muchos/as de ustedes, que desearían otros temas. Pero como siempre les aclaro, los post son un punto de partida para el debate a través de sus comentarios. Les agradezco como siempre, su buena disposición y sobre todo esa comunicación permanente que recibo a través de comentarios, y sobre todo del mail. Gracias por contestar la encuesta..!

Un abrazo. Marcelo
ATENCIÓN: La Encuesta Temática estará disponible hasta el 10 de agosto.


Link para contestar la encuesta:

6.3.14

Un debate abierto

Activos, pasivos y versátiles son categorías de análisis que hemos heredado de nuestra sociedad, cuando hablamos de la homosexualidad. Esta forma de clasificar las relaciones, se fundamenta en un hecho externo como lo es la penetración. Quien penetra, quien es penetrado y quien hace ambas cosas. No reniego totalmente de esta forma de ver las cosas, pero sólo con esa visión no logramos entender ningún fenómeno. Creo que es un análisis que sirve a los efectos prácticos, sobre todo cuando se trata de establecer vínculos. Pero observar a dos hombres, y ver quien penetra a quien, no da cuenta de las motivaciones profundas que llevan a una persona a ser lo que es. Se trata de conocer un fenómeno complejo, que yo llamo la compenetración. La compenetración es un fenómeno del que todos tenemos experiencia, y que refiere al universo mental o psicológico dentro del cual acontece el acto sexual. Tomemos el ejemplo siguiente: cuando un hombre pasivo está siendo penetrado, se originan algunas sensaciones que encajan en ese universo, pero no todas. Si el activo no traspasa lo físico, existe penetración pero no compenetración. El activo, entra físicamente en el pasivo, pero si se detiene ahí puede generar placer pero no plenitud. Entendiendo por plenitud el fenómeno de desatar las fuerzas, que están latentes en ese universo. Para el pasivo, que el activo entre en su cuerpo, es una “excusa” para poner en funcionamiento su universo psicológico. Si esto no ocurriera así, entonces todos los hombres penetrados, sentirían lo mismo. En realidad la penetración coloca al sujeto, en su propio mundo. Esa es la puerta de entrada, al mundo real de un pasivo. Esto no relativiza la importancia de la penetración, sino que la coloca en un contexto más amplio. De ahí que ese universo mental debe ser descubierto por el activo, y al que deberá acercarse sin los prejuicios provenientes de los estereotipos que nuestra cultura ha creado. Ese universo mental en que ocurre el hecho físico de la penetración, explica la variedad de gustos entre pasivos, activos y versátiles. La penetración es única, pero el universo mental es múltiple. Las preguntas ¿para qué nos dejamos penetrar? ¿por qué sentimos la necesidad de ser penetrados?, tienen tantas respuestas como hombres pasivos existen. Lo que un activo debe descubrir son esos universos, desatar sus fuerzas, alterar sus ritmos, traspasar sus límites, y hacerlo real. Ahora bien, la compenetración es un fenómeno que se da en una doble dirección. Termino de hablar de una: del activo hacia el pasivo. Pero debe darse también desde el pasivo al activo. Cuando encastran ambos universos, y se transforman en uno sólo entonces hablamos de compenetración. La búsqueda por experimentar complementaciones, con una o más personas, es lo que lleva a intentar una y otra vez, el encuentro con el amante perfecto. Descubrir ese universo o darlo a conocer, no está exento de problemas. Éstos normalmente vienen de prejuicios, de modelos culturales, o de percepciones sobre uno mismo, que impiden darse a conocer. Porque la diferencia que tienen estos universos mentales, es que en la heterosexualidad están legitimados por lo social, pero en el caso de la homosexualidad no lo están. El proceso de legitimación y aceptación, es un proceso personal y muchas veces contra-cultura. De ahí la importancia de plantear estas ideas, y de seguir avanzando en el proceso de verbalizar, aquello que todavía no ha podido ser nombrado.

24.12.13

Felices Fiestas..!

Hola a tods: Deseo unir en un gran abrazo a todo los lectores de la Blog..! y desearles unas Muy Felices Fiestas junto a sus seres queridos. No solamente les deseo Felicidad, sino también la capacidad de darse cuenta, cuando ella aparece en nuestra vida. Porque a veces tenemos muchos motivos de felicidad, y sin embargo no apreciamos que están presentes en ella. Gracias por compartir lo mejor que cada uno tiene: su intimidad. Un gran abrazo para tods..! y Felices Fiestas..! Marcelo

22.10.13

UN ENCUENTRO ESPECIAL

Después de un tiempo de reflexión, creo que debo hablar de la experiencia relatada en la entrada anterior “Una hembra especial”. No tanto de las alternativas de mi experiencia, sino de un tema no muy fácil de comprender, que es la relación entre lo virtual y lo real en las relaciones entre machos y hembras. La posibilidad de comunicarnos a través de Internet en sus diversas modalidades, sean estas redes sociales, correo electrónico, chat, etc. nos permiten una serie de interacciones personales que no eran posibles ni siquiera pensarlas, unas décadas atrás. A través de esas interacciones, se intercambian ideas, sentimientos, emociones, mediante de distintos canales: audio, video, sonido. Hasta que llega un momento en que lo virtual, es sólo un medio de transmisión de lo real. Esto trae aparejado un problema en las relaciones entre macho y hembra (que son a las que me refiero ahora, pero no son las únicas), ya que puedo encontrar a la persona adecuada a miles de kilómetros de distancia. Parecería que lo más razonable y adecuado, es considerar como imposible esa relación y descartarla, ya que nunca va a existir contacto físico. Y el ser humano, necesita de la compañía y de la presencia del otro. Sin embargo, hay un aspecto que hace que una relación virtual, no sea tan fácil de descartar. Y ese aspecto está relacionado con la profunda unión que se puede lograr, cuando tanto el macho como la hembra, comienzan a ser vehículo de expresión de lo más profundo que existe en cada uno. Eso significa que cada uno va conociendo aspectos insospechados, a medida que se va introduciendo dentro del otro, y comienza a aparecer lo que no sabíamos que existía en nuestro interior. Eso lleva a querer seguir adelante, a descubrir más, a traspasar los límites que creíamos tener. Una relación así, sólo puede darse cuando es sincera, abierta y crudamente honesta. Y a mí me pasó, que encontré ese tipo de relación, y no la rechacé. Esto es, no rechacé vivir la experiencia de que un macho me invadiera, me abriera y empezara a sacar de mí más de lo que esperaba. Tal vez, muchos pensaron que lo que había entre nosotros, era sexo virtual. Eso es algo muy diferente. Yo no lo conozco desnudo. No sé como es. Y él tampoco me conoce a mí en ese aspecto. Lo que existe es la experiencia de haber conocido a un macho único, y yo creo que a él le pasó lo mismo a la inversa. Luego, cada cual hace su vida y la vive con todas sus alternativas, como debe ser. Ese intercambio nos unió, y nos seguirá uniendo. He descubierto un ser especial, y no me privé de hacerlo por la distancia. Lo demás sigue igual, pero yo ya no soy el mismo.

16.8.13

UNA HEMBRA ESPECIAL

“Es el trabajo interior y la búsqueda de lo que somos, lo que nos va a permitir llegar a niveles de excitación y placer mayores. Pero eso, el pasivo total debe descubrirse y darse tiempo para realizar una elaboración y reconocimiento de sus sensaciones, de sus deseos y de su forma de ser. No hay una receta para eso, porque cada pasivo total es distinto. Pero será un trabajo ineludible si se quiere encontrar el macho complementario. Sin saber lo que uno es, no es posible encontrar nuestro propio complemento.”

Esto lo escribía Marcelo en la entrada del 1 de marzo de este año en este mismo Blog, sin saber que unos meses después iba a encontrar a su macho complementario. Ese macho soy yo y me siento orgulloso de ser ahora el macho de una hembra especial. Nuestro contacto empezó porque primero sentí curiosidad por esta persona que no sólo defendía con claridad y firmeza su condición sino que también la difundía por sus propios medios.

Pero después sentí admiración por la decisión y valentía con la que se expresaba acerca de si misma y de lo que ella representaba para otras personas que sentían lo mismo y que se identificaban con sus planteamientos. En estos intercambios con Marcelo, en un momento, llegamos a darnos cuenta que nuestros pensamientos, sobre la realidad y la experiencia de ser macho y hembra, eran completamente coincidentes.

Por eso fue inevitable el que la hiciera mi hembra y que, por lo mismo, me aceptara como su macho. Sé que para algunos la declaración que Marcelo hiciera sobre nuestra relación los dejó incómodos, o a lo menos, perplejos, porque entendieron que era una claudicación de su valiosa persona ante mí. Los que han seguido a Marcelo en este Blog, saben que no era precisamente claudicar lo que buscaba y lo que lo animaba.

El que se haya sometido como hembra a mi dominio como macho no fue una claudicación, sino que la culminación de su búsqueda. Tal como lo expresaba en la entrada del 10 de agosto del año pasado, cuando escribía:

Dominio, no significa pérdida de libertad, porque los pasivos totales elegimos el macho que queremos que nos domine. Además, necesitamos ser dominados para lograr nuestra plenitud, pero no con cualquiera. También las formas de expresión de ese dominio, si las hay, se deben asumir libremente, y también dejar de asumirlas cuando consideremos que ya no son las adecuadas. Por eso, la entrega debe ser un acto de total libertad, si se desea llegar a la plenitud.

Como mi hembra, Marcelo por fin es libre y estoy orgulloso de ser yo quien le permita ser libre y vivir en plenitud su condición de hembra. Pero también me siento orgulloso de que esta hembra especial me haya aceptado como su macho, porque todos ustedes saben lo que vale. Por eso, todos aquellos que sientan que es su naturaleza ser un macho o ser una hembra, en este Blog podrán expresarse sin ninguna restricción. Saludos a todos los machos y a todas las hembras.